Boga Boga

Boga Boga

Restaurante Boga-Boga (Bodas de Oro)

El conocido restaurante Boga-Boga de San Vicente de la Barquera ha cumplido el pasado martes, 19 de marzo, los 50 años desde su apertura, trayectoria en los que siempre ha figurado como uno de los establecimientos de referencia de la gastronomía barquereña y de Cantabria.

Muy lejos queda aquel día de San José del año 1.963 en el que el siempre recordado Jesús Santovenía, “Chucho” como le conocía todo el mundo, y su mujer, Josefina Arabaolaza “Finuchi”, abrieron aquel modesto establecimiento con lo puesto, “con tan solo el cielo arriba y la tierra abajo, porque hasta Chucho le tuvo que pedir 100 pesetas a su hermano para poder tener cambio en la caja aquel día” recuerda Finuchi. Sin duda que, como casi todos los comienzos fueron difíciles, además en una época muy diferente, en los que la importancia de la gastronomía y el valor de los productos nada tenía que ver con la actualidad, como señala Finuchi al recordar que “al poco tiempo de abrir se celebró La Folía, compramos 150 kilos de percebes que los dábamos en un cucurucho de papel a todos los que venía a tomar el vino”.

Jesus Santovenia

Copia de video1

Sin embargo desde sus inicios la trayectoria del Boga-Boga ha tenido un rumbo claro al tener como patrón a un hombre como Jesús Santovenia, uno de los más destacados profesionales de la cocina cántabra de la que fue un extraordinario embajador por todo el mundo, lo que le llevó a recibir la medalla de plata y bronce al Mérito Turístico, el Premio Nacional de Gastronomía, la Copa de Oro a la Gastronomía Mundial (Roma 1.980), el pertenecer a la Asociación de la Buena Mesa de España y a recibir el título de Vice-Canciller de la Chein des Rotiseurs entre otros muchos galardones y reconocimiento. Pero el mejor de todos esos reconocimientos es el que ha disfrutado a lo largo de estos 50 años con una clientela fiel y fija que tiene en el Boga-Boga como su punto de referencia, entre todos ellos, muchos políticos, artistas, toreros o deportistas que llenan en fotos algunas de las paredes del establecimiento. El último de ellos, hace escasos días, el embajador americano en Madrid.